El especismo como ideología de dominación.

Actualizado: 18 feb 2021

El término especismo fue acuñado originalmente por Richard D. Ryder en 1970 y popularizado por Peter Singer en su libro Liberación Animal publicado 5 años después. Desde entonces, los movimientos en favor de los animales han utilizado este término para denunciar malos tratos, violación de derechos, explotación, opresión, así como otras prácticas incorrectas realizadas hacia los animales no humanos.


Contar con un marco conceptual sólido desde el cual entender y argumentar contra el especismo es una herramienta cuyas ventajas no podemos sobreestimar. En lo que sigue voy a argumentar que una buena manera de entender el especismo es como una ideología de dominación.


El especismo


El término especismo surge originalmente a partir de las discusión que generó el movimiento por los derechos civiles en los años sesenta. Durante esta década, varios movimientos sociales denunciaron las diversas injusticias que padecían. Estas protestas sociales cambiarían al mundo occidental para siempre y dieron lugar a la denuncia de diversos tipos de injusticias. El racismo y los tratos injustos hacia las minorías raciales, el sexismo y la opresión de las mujeres, el capacitismo y la discriminación a las personas con discapacidades, así como la discriminación por edad, preferencia sexual y por género dieron pie a un intenso debate público.


En este contexto, filósofxs y activistas cuestionaron por qué no existía una teoría académica y un movimiento social que denunciaran las injusticias realizadas a los animales no humanos. Esto dio pie a que se acuñara el término ‘especismo’.


La ideología


La teorización sobre qué es una ideología nos permite entender la lógica de los sistemas de creencias que estos movimientos cuestionan. Desde la teoría de la ideología, el racismo, el sexismo, y el especismo son ideologías de poder.


El concepto de ideología ha sido sujeto de un intenso debate entre académicxs e intelectuales. Si bien los primeros teóricos de este concepto fueron Marx y Engels, su uso se ha diversificado y ha adoptado un importante papel en los debates públicos contemporáneos.


Voy a recuperar la teorización que realizó Luis Villoro. Este filósofo afirma que las creencias compartidas por un grupo social son ideológicas si y sólo si:


1. Condición de justificación: no están suficientemente justificadas; es decir, el conjunto de enunciados que las expresan no se funda en razones objetivamente suficientes.


2. Condición de poder social: cumplen la función social de promover el poder político; es decir, la aceptación de los enunciados en que se expresan esas creencias favorece el logro o la conservación del poder de un determinado grupo social.


Con esta definición podemos entender por qué el racismo es una ideología de dominación. Sabemos desde antes de la década de los sesenta que no existe una justificación biológica de la categoría de raza, más aún, que los tratos opresivos a las comunidades no blancas son injustificados. Si estás creencias son injustificadas ¿por qué la gente seguía y sigue teniendo creencias racistas? Porque esas creencias permiten a ciertos grupos sociales dominar y oprimir a otros. Porque gracias a esas creencias los blancos en los países anglosajones y los criollos en América Latina han podido segregar y oprimir a personas con otro color de piel.


Podemos realizar un análisis similar con el sexismo, el capacitismo, la homofobia, etc. Las rasgos comunes son:


I) Un conjunto de creencias insuficientemente justificadas,

II) que cumplen la función social de promover el poder político

III) de un determinado grupo social. (blancos, hombres, personas sin discapacidades, heterosexuales, adultos, etc.)



El especismo como ideología de dominación.


Si entendemos el especismo como una ideología de dominación, podemos definirlo como: conjunto de creencias injustificadas referentes a la pertenencia a una especie, que cumplen la función social de promover el poder de los miembros de una especie en particular.


Esta conceptualización del especismo tiene diversas ventajas:


1) Enfatiza que las creencias son injustificadas. Esto nos invita a debatir y argumentar las razones por las cuales varias creencias basadas en razones de especie no están justificadas.


2) Nos sugiere las razones por las que distintas personas pueden tener creencias especistas. Si las creencias especistas no están justificadas, entonces quienes tienen estas creencias probablemente obtienen una ventaja social o política de ellas.


3) Enfatiza que el especismo es un tipo de ideología de dominación. De esta manera se encuentra íntimamente relacionado con otros sistemas de creencias que han sido fuertemente cuestionados en el último medio siglo: racismo, sexismo, etc.


4) Nos invita a investigar cuáles son los beneficios en términos de poder que los humanos obtienen de las creencias especistas y las distintas maneras en que este poder se ejerce.


5) Nos muestra que el sistema de creencias especista es mucho más que sólo discriminación. Una creencia especista no es sólo aquella que considera que los animales no humanos son menos importantes que los humanos, o que motiva un trato diferente entre humanos y no humanos. También hay creencias especistas que justifican de otras maneras la dominación, la marginación, la explotación y otras injusticias hacia los animales no humanos.


En conclusión, entender al especismo como una ideología de dominación acerca al movimiento antiespecista a otros movimientos sociales y nos sugiere rutas apropiadas para la investigación, argumentación y para el activismo. Asimismo, nos permite una mejor comprensión de las diferentes injusticias que sufren los animales no humanos.





Referencias: Villoro, Luis, El concepto de Ideología, FCE, 2007.

33 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo