top of page

El especismo como violencia.

Previamente he reflexionado sobre la violencia especista. La violencia especista es causada por la ideología especista y es usualmente parte de un sistema de dominación y opresión.


En esas reflexiones me concentré en el problema de conceptualizar la violencia en general. Esta vez quisiera concentrarme en estudiar la violencia especista particularmente: qué la motiva y cuáles son sus diversas manifestaciones.





¿Qué es la violencia especista?


Como siempre, es útil contar con una definición precisa del concepto a reflexionar.


La violencia especista consiste de todos aquellos actos que dañan a animales y están justificados en una creencia especista.


Desde mi perspectiva una creencia especista es parte de la ideología especista, es decir, está insuficientemente justiciada y promueve el poder de un determinado grupo social.


Ejemplos de violencia especista son el asesinato o tortura de animales domésticos basado en la creencia de que estos animales no merecen una vida digna libre de dolor, actos lamentablemente muy comunes en la sociedad actual.


La mayoría de los actos de violencia especista son opresivos, pues impiden que los animales se desarrollen, ejerciten sus capacidades o expresen sus experiencias. Asesinarlos, torturarlos, mutilarlos, desplazarlos o secuestrarlos son ejemplos claros de violencias especistas opresivas. De esta manera las violencias especistas son parte de un sistema de opresión.


Además, toda violencia especista se encuentra directa o indirectamente relacionada con la dominación. Ya sea directamente: porque la violencia es realizada con la clara intención de dominar, como es la violencia a la que son sometidos los animales en un circo. O indirectamente: porque la violencia está justificada en una creencia que justifica la dominación, como la exclusión de animales de ciertos espacios públicos, pues este acto está basado en la creencia de que no pueden comportarse adecuadamente en dichos espacios.


¿De dónde surge la violencia especista?


El especismo diferencia injustificadamente entre los miembros de distintas especies. Un ejemplo de ello es la creencia de que los gatos domésticos tienen derecho a una vida digna, pero los animales que les son servidos como alimento no la tienen.


Sin embargo, en la sociedad actual los actos de violencia que presenciamos cotidianamente son de un tipo particular. No sólo son especistas sino antropocéntricos. El antropocentrismo es un tipo de centrismo.


Un centrismo es una cosmovisión que establece que un grupo de individuos es superior a los demás.


Ejemplos son:


Androcentrismo: los hombres son superiores a los demás.

Heterocentrismo: los heterosexuales son superiores a los demás.

Etnocentrismo: los miembros de una cultura son superiores a los de las demás.

Teocentrismo: los practicantes de una religión son superiores a los practicantes de las demás.


De acuerdo con la psicóloga Romina Kachanoski, los centrismos surgen para darle sentido a una realidad. Por ejemplo, el etnocentrismo puede surgir para darle sentido a un mundo culturalmente diverso pues genera cohesión entre los miembros de una cultura y permite explicar las prácticas distintas de otras culturas.


Sin embargo, surge un problema cuando un centrismo deja de cuestionarse y se convierte en una ideología de dominación. Esto ocurre si las motivaciones que dieron lugar al centrismo desaparecen y este comienza a justificar el poder de un grupo social.


Hoy en día vivimos en un mundo donde miembros de diversas culturas pueden convivir, aprender unos de otros, así como tolerar y explicar las prácticas de otras culturas sin apelar al etnocentrismo. Siendo así, el etnocentrismo puede transformarse en xenofobia y dar lugar a sistemas de opresión y dominación como el colonialismo, el nazismo o algunos tipos de racismo.


Esto es lo que ocurrió con el especismo antropocéntrico. Las razones que motivaron el surgimiento del antropocentrismo han desaparecido o han sido refutadas en nuestra sociedad contemporánea, adicionalmente estas creencias son usadas para justificar actos opresivos y de dominación como la ganadería industrial o la experimentación en animales.


¿Qué tipos de violencia especista existen?


Recordemos que podemos diferenciar la violencia utilizando 5 ejes (referencia): el daño, el agente, la víctima, el instrumento y le ética. Siguiendo estos 5 ejes podemos establecer la siguiente tipología de la violencia especista.


Violencia directa: Violencia interpersonal directa, es decir, violencia donde el agente y la víctima interactúan directamente. Podemos realizar una categorización adicional en 3 tipos de violencia directa.


Física: Violencia donde el instrumento y el daño son físicos. Ejemplos son golpes, asesinato, azotes o mutilaciones.

Psicológica: Violencia donde el instrumento y el daño son psicológicos. Ejemplos son actos que causan depresión, abatimiento o estrés.

Espacial: Violencia donde el acto es la restricción del espacio físico. En este caso el instrumento es físico, pero el daño es principalmente psicológico.


Violencia indirecta: Violencia donde el instrumento es otro agente, es decir, el agente es claramente identificable, pero el acto se realiza a través de otro agente. Por ejemplo, cuando se paga o mandata a otro humano a asesinar o mutilar.


Violencia colateral: Violencia donde el daño no se causa directamente ni por el agente principal, ni por el agente instrumental y usualmente el daño no es intencional. Ejemplos son la destrucción de hábitats, los derrames petroleros o el cambio climático.


Violencia estructural: Violencia donde el agente central son las estructuras, en este caso el agente no es claramente identificable. Este fenómeno ocurre en algunos rastros con un diseño especial. En él hay dos habitaciones sin contacto visual entre quienes están en cada una de ellas. En la primera un agente recibe a un animal vivo y lo somete a una fuerte descargar eléctrica, posteriormente en otro cuarto otro agente le corta la yugular al animal. El primer agente cree que no asesina al animal, que sólo lo noquea, aunque en ocasiones sí lo asesina. El segundo agente cree que el animal ya se encuentra muerto o moribundo y sólo se asegura de cumplir con el protocolo. En estos casos que no hay un agente claramente identificable de la violencia, sino una estructura como agente principal.


Violencia discursiva: Violencia donde el instrumento es discursivo, estas violencias no sólo incluyen los actos de insulto o humillación directos a los animales, sino también la reproducción de discursos que posibilitan estos actos.





Concluyo esta entrada, tener una definición clara de violencia especista y una tipología de las violencias ofrece diversas ventajas.


1) Un análisis más preciso de las prácticas violentas justificadas y constitutivas del especismo.


2) Elementos discursivos y argumentativos que nos permiten ir más allá de la violenta directa de un acto y denunciar la ideología y el sistema de opresión detrás de él.


3) Herramientas conceptuales para relacionar actos aparentemente desligados, como el asesinato de animales (violencia física directa) y el uso de refranes que refuerzan a la ideología especista (violencia discursiva).


Referencias:

Arana, Lucia, Entrevista a Romina Kachanoski enfoc: violencia especista, en Estudios Críticos Animales, Año III, V. I, 2016, pp. 209-233.


132 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
Post: Blog2 Post
bottom of page